sábado, 26 de noviembre de 2016

Amigos seguimos con una nueva entrega del relato de Samuel Miralles 'Como podria haber sido grupo 7'...veremos lo que os depara esta nueva entrega....


El autor se reserva los derechos y copyright del relato....


-Pues ahora vas a tener una sorpresa, guárdate la papelina.
El coche para en una vivienda humilde. Julián y Roberto tocan el timbre y acceden a la vivienda. Un drogadicto abre la puerta. El rostro le resulta familiar a Julián…
-Tu chivatazo te ha salido redondo. Han cantado. Se trata del Viti y dicen que puede estar en un almacén de la calle Manzano.
-¿Y mi recompensa?
-Dásela, Julián.
Se trata sin duda de Asier, que también ha sido puesto en libertad desde prisión hace pocas semanas al igual que el apodado Viti.
-Nunca me esperaría que fuera yo el que te ofreciera droga, Asier. Mira por donde una vez casi me envenenaste. Ojalá te siente este gramo igual.
Asier, ignorando lo que le replica Julián y ávido por consumir el tóxico, reclama:
-¿Es que no hay nada más para mí?
-Sí, algo. Le contesta Roberto. Un poco de hachís.
-Parece bueno. Asier lo huele. –Sabed que me puede costar lo mío chivarme de los puntos de venta.
-Te recompensaremos en lo que podamos, hasta luego. Cuenta Roberto.
Van a preparar un operativo para mañana, para asaltar el almacén. Debe estar todo muy bien preparado para mañana a primera hora ya que podría enterarse del chivatazo y escapar antes de ser detenido. Eso y, con la consiguiente opción de que pudiera no estar presente allí.                                    La prisión para Viti solo le ha hecho ascender en su carrera delictiva, al contrario que Asier, que presta sus servicios a la policía.                                        Esa noche, Asier se prepara para clamar venganza y tomar la justicia por su mano yendo al almacén de la calle manzano…
Es ya de madrugada, las dos de la mañana van a ser en cuanto Asier trepa por el almacén. Prefiere no entrar por la puerta para evitar que Viti se diese a la fuga. Gracias a un simple destornillador tiene acceso al almacén. Entra con cuidado, está todo muy oscuro, enciende una linterna y saca una pistola. Por ahora todo en silencio, baja las escaleras con cautela. Y reconoce al Viti por su olor. Está durmiendo en una habitación él solo. Momento perfecto para encerrarse en ella y que éste no avise a nadie.
-¡Te encontré bandido! ._ Asier despierta al Viti agarrándolo por la solapa.
-¿Qué mierdas haces tú aquí? ¡Eres un maldito traidor!
-Traidor… Déjame ver. ¿No me traicionaste tú en la cárcel con tus mentiras?
El Viti le pega un cabezazo que le deja la nariz sangrante, el rostro algo entumecido y el Viti intenta escapar, no obstante Asier es lo suficientemente rápido como para sacar la pistola y apuntarle.
-Si atraviesas esa puerta, las balas te atravesarán a ti también.
El Viti ni corto ni perezoso empuña otra pistola y no se deja intimidar.         –Eso, veamos quien dispara primero a quien…
El Viti sin reclamar ninguna ayuda, rodea a Asier y éste a su vez rodea a Viti. Por toda la habitación. En el momento justo que Viti está debajo de una lámpara, Asier dispara al techo y logra que se le caiga encima. Asier retira su pistola en su gabardina negra y de un puntapié lanza su pistola a un rincón. Ya solo les queda el combate cuerpo a cuerpo.                                     Asier le propina un puñetazo, Viti saca una navaja e intenta clavársela en el costado pero Asier gira y le hace una llave de taekwondo que le mantiene inmovilizado.
-¿Ahora quién es quién y quién es el cobarde?
-Tengo los suficientes hombres como para acabar contigo ¡gulp!
Asier le remueve el brazo, inmovilizándolo más.
-¿Qué ocurre? ¿Te has hecho viejo de repente? Yo tengo treinta y un años y tú ya tienes casi cincuenta. ¿Cuál era el secreto de la mafia con la que te reuniste? ¿Por qué has volado tan alto?
El Viti aprovecha tan solo unos instantes de confianza de Asier para propinarle una patada fuerte en la espinilla que le hace rabiar. Se adelantan a la discusión y la pelea ésta vez sale ganando el Viti que le golpea con una tablilla del somier de la cama en la frente.


Un abrazo...

Victor Quesada

Amig@s que decir del amor...a veces pasión...otras libertad...otras terror...otras alegría...sin amor...con amor...no sabemos si podemos vivir...


Un consejo buscar la felicidad en el amor...buscar las relaciones sanas...las buenas...las que nos hagan sentir bien...después de un diálogo...De una noche romántica...fogosa...pero buscar la salud...lo que podáis dar...darlo con alegría y en total libertad y no exijir...que fluyan...que fluyan las emociones...que fluyan los deseos y las pasiones...que fluya todo aquello que os haga sentir bien

Y eso multiplicarlopor el número de días que esteis juntos...por el número de días que elijáis seguir Unidos en el proyecto común...no os olvidéis que amar es vivir en felicidad...libertad y dicha...

Que hay momentos malos por supuesto...pero sabras si tienes amor si perdonas...si esos momentos los superas con bondad y serenidad y tranquilidad...

Yo no tengo hijos y se que eso lleva a muchas parejas a un colapso y a su vez a la alegria de llevar a cabo un proyecto de vida...pero los hijos desde el primer momento de vida van creciciendo y van iniciando un proyecto suyo que les llevara a donde quieran ir y en ese camino esta el amor de los padres...

El amor es un sucedanio de pasion...tranquilidad...razon...y entendimiento en comun que hace que todo fluya en sentido correcto...pero es un proyecto que debe ser basado en la libertad...en la capacidad de poder deshacer lo aprendido en base al beneficio de los integrantes...no solo a la pasion o a lo que dice la sociedad sino que en base a lo que dice la pareja por el bien mutuo....

Es asi como conseguiremos una mayor comprension de la situacion y un mayor aprovechamiento del mismo...basado en la libertad de ambos...en el respeto y en el cariño hacia una persona que quiere y te hace bien...

El amor tiene que ser una terapia de sanacion....un ejemplo a seguir...un viaje donde la aventura comienza todos los dias y continua todo el tiempo que querais que dure...

Un abrazo

Victor Quesada