jueves, 28 de julio de 2016

Amig@s os traigo la cuarta entrega de la excelente novela de este autor...pronto la publicara y podreis haceros de su libro...suerte SAMUEL MIRALLES

El autor Samuel Miralles se reserva los derechos de autor...

continuacion...

_Siéntate delante de este triángulo, justo aquí y espera, Ref_.    Dijo el sacerdote señalando un triángulo hecho con piedras azuladas y cerca del rio .Mientras todos allí me dieron la espalda exceptuando el sacerdote.                                                                            

El sacerdote con un cuenco de arcilla bañado en agua
y con un pincho de ortiga encontrado en las afueras me dijo:

Señala el mar con el que Dios ha devuelto el agua a la arcilla (carne y hueso),que nos da vida terrestre y ha sido, profanada al tener tal vida terrestre en forma de sangre roja y por tanto corruptible e impura. La sangre se creía que era azul y transparente, proveniente del mar al que creían inmortal. La sangre construía todo el cuerpo y era el cimiento de todo lo demás, carne y hueso.,

El agua era el elemento inmortal que ascendía al cielo, una vez hubiera acabado todas sus misiones, reencarnándose todas las veces que hiciese falta. El agua, es decir, el alma se la sabía inmortal porque solo cambiaba su forma pero no su esencia perenne.

Señala a Eol sin miedo sea cual haya sido tus pecados sin temor al invisible, que a todo ser contesta y aconseja aún siendo señalado. Dijo suavemente el sacerdote pinchando mi dedo índice del que se derramó una gota infinitesimal de sangre.

Puedes volver a tu sitio ,al que prefieras en cuanto coloque el cuenco encima del árbol talado._ añadió.
Terror de la mano de Samuel Miralles

El árbol es triángulo, señal del ser(dios Eol)en la tierra y la vía de comunicación con él. Tres son los lados y uno de ellos, es el puro.

El triángulo es la manifestación de tres dioses menores o fuerzas creadoras. Las bases son el dios tierra o arcilla y el dios vegetal, sobre ellas está el dios agua, superior a los otros.               Entre sí no forman nada , no son más que triángulos falsos probables de ser corrompidos y profanados por Satanas, representante cazador y vividor de la duda de Eol.

La creencia de que las cosas son por azar es profana, a veces considerada una blasfemia para el pueblo por temor a recurrir a la caza y la no creencia de un futuro regido por el destino, cuyo controlador principal era el invisible llamado Eol que guardaba esperanzas a sus electores creyentes de volver a la verdadera naturaleza.